Albarracín, uno de los pueblos más bonitos de España

¿Es Albarracín uno de los pueblos más bonitos de España?

Calles empedradas, edificios centenarios, talleres de artesanía, plazas, bonitos y mágicos rincones, iglesias con historia, una muralla del siglo XIV, la catedral, decenas de miradores, el río Guadalaviar, el color rojizo de su arquitectura procedente del ródeno, el castillo, sus torres, los detalles de forja en puertas, balcones y fachadas, el ayuntamiento, sus restaurantes, las jotas, las gentes. las vistas.

Sí, sin duda Albarracín es uno de los pueblos más bonitos de España.

Albarracín, en la provincia de Teruel, es desde 1961 Monumento Nacional y está propuesto por la UNESCO para ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Se encuentra situado en la Sierra de Albarracín y su casco antiguo está encaramado en un peñón y rodeado por el río Guadalaviar. Aunque solamente tiene 1.100 habitantes, es uno de los pueblos más visitados de la zona por lo que no esperéis encontrar la tranquilidad de un pequeño municipio escondido.

Algo de historia

En sus alrededores existen pinturas rupestres que se cree podrían ser de pueblos africanos llegados durante el paleolítico superior. Hay constancia de que en la edad del hierro la zona estuvo habitada por tribus celtas y también existen restos de lápidas romanas.

Pero fue en tiempos de los musulmanes cuando la familia Al-Banu-Razín hizo de esta zona un pequeño reino de taifas. Fue en el siglo XII cuando se independizó y en el siglo XIV pasa a ser parte del reino de Aragón pero permitiéndoles mantener sus propios fueros. Es el siglo XVI cuando en una cuerdo con Felipe II pierde gran parte de esos fueros que fueron finalmente arrebatados en el siglo XVIII por parte de Felipe V.

muralla-albarracin

Albarracín ha sido en numerosas ocasiones nudo de resistencia como en la guerra de la independencia contra los Carlistas e incluso en la Guerra Civil Española.

Nuestro paso por Albarracín

Nuestro paso por Albarracín ha sido muy especial ya que este puente de mayo han sido las primeras vacaciones con nuestro pequeño de 3 meses. Lo hemos puesto a prueba y ha respondido bien, está hecho un viajero. Y sin duda el empedrado nos ha puesto a prueba ya que mover el cochecito por él no ha sido tarea fácil. Menos mal que nos llevamos también el fular portabebés.

Lo que por un lado ha sido tan especial, por otro lado nos ha limitado un poco conocer Albarracín más a fondo, pero en cualquier caso ahí tenéis nuestras fotos y nuestras opiniones.

casas-albarracin

Nos alojamos en el Hotel Albarracín, el cual os recomendamos. Un trato perfecto por parte de su personal, un buen restaurante y bien situado en un edificio protegido y de gran valor histórico. Siguiendo con las recomendaciones os podemos decir también que tomamos el menú degustación del Restaurante Rincón del Chorro que nos salió por 30€ cada uno y el cual nos dejó satisfechos sin lugar a dudas. De todas formas, por lo que hemos podido ver, la cultura gastronómica está muy asentada en la zona y hay una estupenda oferta de restauración para todos los bolsillos.

Tuvimos la suerte de coincidir con la fiesta de Los Mayos por lo que pudimos disfrutar del baile de las jotas en la plaza del pueblo, delante mismo del ayuntamiento.

jota-albarracin

En cuanto a las visitas, lo mejor es que os dejéis llevar por sus callejuelas. Pasad por la casa de información turística y pedid un mapa en el que podréis encontrar la ubicación de sus torres más famosas, las casas más pintorescas y los miradores, las ermitas y las iglesias.

rincones-albarracin

Disponéis de varios museos, como el museo de juguetes y de forja y de numerosos talleres de artesanía. Por supuesto no podéis dejar de visitar el castillo y la muralla.

Hay tantos rincones y sitios para fotografiar y ver que es casi imposible destacarlos todos. Simplemente empezad a andar y dejaos embriagar por su historia y sus lugares.

Fotografía: Nuria Llopart