Islandia

Islandia es uno de los lugares más maravillosos e impactantes del planeta. En él se entremezclan fenómenos tan impresionantes como volcanes, glaciares, geisers, auroras boreales y paisajes que han sido el plató de las películas con mejor fotografía. Islandia es naturaleza en estado puro, un compendio de los más increíbles lugares del planeta separados por unos pocos kilómetros y todo ello puesto al alcance de aventureros, pero también de turistas más acomodados.

Jokulsarlon2

 

¿Qué podemos decir de Islandia que no se haya dicho ya? No sé si debe existir alguien todavía que no lo conozca. Islandia es una isla de poco más de 100.000 metros cuadrados y con una población de algo más de 300.000 personas que se encuentra situada entre el Reino Unido y Groenlandia, más cercana a ésta última. En esta época de crisis económicas, muchos de vosotros habréis oído hablar de Islandia por ser uno de los pocos países que metieron en la cárcel a muchos de sus políticos y negarse a pagar la deuda exterior antes de dejar que el país entero se hundiera en la miseria. También es posible que os suene por el cierre de parte del espacio aéreo europeo debido a la entrada en erupción de alguno de sus volcanes, que llegó a afectar a muchos vuelos del norte de Europa. Pero sin duda, Islandia es más conocida por ser un destino de muchos turistas españoles, que desean conocer las maravillas naturales de ese país.

Islandia no es un país barato para viajar, pero el presupuesto que necesitemos dependerá mucho de la forma en que lo hagamos. Por otro lado es un país en el que moverse es relativamente fácil, por lo que dependerá de nosotros lo que nos vayamos a gastar. En nuestro caso en particular, decidimos hacer la Ring Road completa en coche, una carretera en forma de anillo que rodea toda Islandia por la costa. Pues bien, el alquiler de un coche se lleva gran parte del presupuesto, ya que no son nada baratos. También optamos por dormir en albergues (o hostels) e intercalar alguna granja. Los albergues disponen de muchas habitaciones para dos, generalmente compartiendo baño y cocina, por lo que son relativamente cómodos y baratos. Las granjas es un escalafón más y se parecen más a las típicas casas rurales españolas, eso sí, compartiendo baño y cocina también en muchas de ellas. Por último están los hoteles, que son realmente caros. Así que en función de lo sacrificados que seáis a la hora de dormir, también os saldrá más o menos caro. Para que os hagáis una idea del orden de magnitud, nosotros nos gastamos casi 4.000€ siendo dos, en un viaje de 14 días y nos gastamos una cuarta parte en el alquiler del coche, otra cuarta parte en los vuelos y otra cuarta parte en los alojamientos. El resto fue comida, excursiones y gasolina. Para gastarnos un poco menos en comida, optamos por llevarnos un buen surtido de embutidos (creo que unos 2 Kg) en la maleta, de esos envasados al vacío. Allí hicimos compra de pan, leche, galletas, pasta… en los supermercados del cerdito y aunque llegó un momento que terminamos muy hartos de sándwiches, sopas de sobre y noodles, al final nos ahorramos un buen pico en restaurantes. De vez en cuando, eso sí, se hacía necesario comer un poco mejor. Si todo esto excede tu presupuesto, también debes saber que Islandia es un país en el que mucha gente viaja en bicicleta, a pie o haciendo auto-stop, durmiendo en tiendas de campaña en los muchos lugares habilitados que hay para ello y que además son gratuitos, así que si ese es tu estilo el viaje te saldrá realmente barato.

Antes de describir la ruta, algunos consejos que probablemente habréis leído o leeréis en las guías de viaje:

  • No apures el depósito de gasolina, hay pocas estaciones así que procura llevar siempre algo para evitar problemas. Te darán algún mapa para que sepas donde caen.
  • Cuidado con la época del año que elijes para viajar. En pleno verano encarece bastante el viaje. Nosotros fuimos a finales de agosto – principios de septiembre que todavía no hace mucho frío y ya se considera temporada baja. Las temperaturas más bajas que sufrimos fueron de 3 grados, en el sur, pero en el norte con el viento la sensación térmica era fría. Y si vas en época más cercana al invierno es posible que encuentres muchas carreteras cerradas.
  • Por el motivo anterior, lleva un buen cortavientos, polares y alguna chaqueta un poco más gordita aunque tampoco hace falta que te pases, sobretodo si vas en coche. Botas y pantalones cómodos indispensable, más que nada por tu comodidad. Piensa también que es muy fácil que pilles días enteros de lluvia, por lo que a nosotros nos vino muy bien chubasquero y pantalones impermeables para cubrir la ropa.
  • Si puedes hacer alguna incursión hacia el interior de Islandia, adelante, es la zona más espectacular. Pero para ello deberás contratar una actividad con guía o bien si deseas ir por tu cuenta, meterte con un todoterreno ya que las carreteras que te llevan al interior son del tipo F, es decir, solo aptas para todoterrenos.
  • Merece la pena pagar excursiones, no todos los días vas a tener la oportunidad de caminar por un glaciar, subir al volcán de Viaje al centro de la tierra, navegar al lado de las ballenas o de icebergs.
  • No vayas al Blue Lagoon, te pegan un sablazo por meterte en un lugar que se parece a los balnearios de aquí. En lugar de eso ves a las lagunas del lago Myvatn, que es lo mismo pero con menos gente, menos artificial y con el agua más calentita. Si no vais a pasar por Myvatn entonces vosotros mismos con la Blue Lagoon.
  • Nos hicimos con la guía Rother para las excursiones por libre.

Paso a detallaros a continuación los 14 días de viaje.

Día 1

Llegada a Islandia. Nos alojamos en el Hostel Laugarvatn, situado cerca del triángulo de oro, en habitación doble con baño. Volamos con Iceland Express desde Londres. De Madrid a Londres fuimos con Easyjet, todo contratado por nuestra cuenta con el correspondiente tiempo entre vuelos. El coche, un tursimo, lo contratamos con Procar, una de las más baratas que encontramos. Contratamos un seguro de lunas ya que es fácil que alguna chinita te salte en el parabrisas. Con este coche nos hicimos muy bien el Road Ring, incluido los tramos de pista, pero evidentemente es un turismo así que no puedes meterlo por carreteras F.

Día 2

Triángulo de oro. Llamado así porque es en dónde están situados el parque natural Thingvellir, la cascada Gullfoss y el área de Geysir. De los tres, lo que más merece la pena sin duda es la enorme cascada Gullfoss, realmente impresionante y la zona de Geysir, plagada de geisers. De hecho, la palabra geiser procede del nombre que recibe esta zona. Thingvellir es un parque en el que se puede apreciar claramente la separación entre placas tectónicas. Además tiene importancia histórica ya que las instituciones parlamentarias más antiguas del mundo fueron fundadas aquí.

Gullfoss
Cascada de Gullfoss

Ese día dormimos en la granja Giljur, en Vik, en dónde teníamos habitación doble con desayuno. El baño era compartido y el desayuno muy rico y recomendable. Vik hay que visitarlo, igual que sus playas de arena negra y los Reynisdrangur de Vík, 3 enormes moles de roca que supuestamente fueron trolls.

Día 3

Seljandfoss y Gljúfurárfoss. Dos bonitas cascadas.

Skogar con sus bonitas casitas con tejado de turba y la impresionante cascada de Skogarfoss sobretodo por su altura. Por muchas fotos que veas, no puedes imaginarla hasta estar allí.

Cascada de Skogarfoss
Cascada de Skogarfoss

Glaciar de Mýrdalsjökull. Precioso lugar, en el que se entremezcla el hielo azul con el color negro de la ceniza de los volcanes. En este lugar podréis dar un primer paseo por los alrededores de los glaciares islandeses. No os dejéis la cámara de fotos, merece la pena el paseo. En la zona podréis aparcar junto al curioso bar Café Sólheimajökull, que básicamente es una casa prefabricada al lado de la ruta hacia el glaciar. Para llegar a él simplemente tenéis que coger la pista 221 que sale desde la Ring Road.

Glaciar de Mýrdalsjökull
Glaciar de Mýrdalsjökull

Playa de Dyrhólaey, en dónde podríamos haber pasado el día entero. Precioso paseíto por su arena negra, con sus columnas de basalto y formas tan características. Un lugar paradisíaco.

Playa de Dyrhólaey
Playa de Dyrhólaey

Reynisfjara, para ver frailecillos y playa con más columnas de basalto. Para fotografiar los frailecillos se hace necesario un teleobjetivo aunque no sea muy grande ya que no se acercan mucho a las personas.

En cuanto al alojamiento, repetimos la granja Giljur.

Día 4

Nos desplazamos al centro visitantes Skaftafell para hacer una ruta de senderismo en el parque de Skaftafell. La ruta de senderismo incluía el paso por la catarata Svartifoss, famosa también por sus columnas de basalto. Hay muchas rutas para realizar por la zona, ya depende del nivel y de las ganas de cada uno. Los paisajes son impresionantes, como no podía ser de otra manera.

Cascada de Svartifoss
Cascada de Svartifoss

Aprovechamos que estábamos en el centro de visitantes de Skaftafell para contratar una excursión por el glaciar con unos guías de allí para el día siguiente.

Ese día dormimos en el Hostel Hvoll, que disponía de habitación con 3 camas para nosotros y una pequeña pila de baño. El lavabo era compartido con el resto. Este albergue era bastante grande y disponía de buenas instalaciones, pero estaba en mitad de la nada así que se hace necesario llevar comida.

Día 5

Por la mañana temprano volvimos al centro de visitantes de Skaftafell para realizar nuestra ruta por el glaciar de Vatnajokull, el glaciar con mayor volumen de Europa. La ruta fue estupenda. Nos desplazaron del centro de visitantes al lugar de inicio en un autobús escolar amarillos, de esos de las pelis americanas. Durante la salida fuimos equipados con crampones y piolet y aunque nos llovió un poco, disfrutamos de una estupenda jornada. A la vuelta nos dieron bocadillos para poder comer. La ruta es apta para cualquiera que no sea un anciano o tenga dificultad para caminar.

Glaciar de Vatnajokull
Glaciar de Vatnajokull

Por la tarde visitamos el increíble lago glaciar de Jokulsarlon, en el que flotan trozos de iceberg procedentes de la rotura del glaciar, a un lado de la carretera y al otro lado se encuentra una increíble playa de arena negra volcánica en la que se esparcen pequeños (por decirlo de alguna manera) bloques de hielo por todo lo ancho de la playa. Es un lugar realmente mágico. En la zona tenéis la opción de realizar una ruta por el lago con uno de esos buses anfibio.

Jokulsarlon
Jokulsarlon

Esa noche nos alojamos en el Hostel Hofn, un albergue bastante grande con un buen servicio de lavandería.

Día 6

En nuestro caso, como el día anterior estuvo lloviendo, repetimos la visita a Jokulsarlon y realizamos un poco de turismo por los alrededores de Hofn. Quizás este día se nos quedó un poco descolgado, pensando que podríamos hacer más cosas en esta zona.

Esa noche nos volvimos a alojar en el Hostel Hofn.

Día 7

Fiordos del este. Este día lo empleamos en hacer kilómetros recorriendo los fiordos del este. Fueron bastantes kilómetros, pero muy llevaderos gracias a las maravillosas vistas de todo el trayecto.

Esa noche nos alojamos en el Hostel Seydisfjödur, un albergue estupendo en pleno centro del pueblo. Tuvimos suerte, porque este albergue dispone de dos instalaciones. La otra se encuentra un poco más alejada y no está en las mismas condiciones que la que nos dieron. El pueblo dispone de diversos restaurantes y cenamos bastante bien.

Día 8

Ruta a Myvatn. Este día lo empezamos haciendo ruta hacia Myvatn. De camino visitamos la cascada Dettifoss. Ésta es muy espectacular (sin llegar a ser Gullfoss), pero el camino para llegar a ella con un turismo es bastante desagradable, a la vez que largo. De hecho, nosotros tuvimos un pinchazo que nos fue deshinchando la rueda lentamente, dejándonos llegar a una gasolinera (por fortuna).

Cascada de Dettifoss
Cascada de Dettifoss

Llegamos a Myvatn pasado el mediodía, lo que nos permitió visitar un poco la zona e irnos por la tarde a la Lagoon de Myvatn. Totalmente recomendable esta laguna que está menos concurrida, cuesta la mitad y tiene el agua más caliente que la Blue Lagoon.

Lagoon de Myvatn
Lagoon de Myvatn

Este día nos alojamos en la granja Farm 430 Eldá, un lugar correcto, sin grandes lujos pero con un buen desayuno y una habitación en condiciones. El baño, como casi siempre, compartido.

Día 9

Visita de los alrededores de Myvatn. Visitamos la central geotérmica de Myvatn que dispone de un pequeño recorrido. Los campos de lava de Krafla, enorme extensión de lava solidificada. La zona de aguas sulfurosas y fumaratas de Námafjall, que es como visitar un paisaje lunar. El volcán Hverfjall, de fácil acceso a pie, tiene un cráter enorme. Finalmente, en los alrededores del lago disponéis de varias rutas para hacer.

Námafjall
Námafjall

Parque Natural Jökulsargljufur.

Esa noche volvimos a dormir en la granja Farm 430 Eldá.

Día 10

Visita a Godafoss, otra impresionante cascada. Las primeras cascadas que ves en Islandia te sorprenden tanto que al final, a pesar de ver otras incluso más grandes, ya te has habituado a ellas. También visitamos Glaumbaer, en donde hay numerosas casitas de tundra. Finalmente recorrimos la península de Vatnsnes en la que, si estáis atentos, podréis ver focas. Esta jornada básicamente fue de viaje, pero aprovechamos y en lugar de hacer únicamente la Road Ring, nos fuimos metiendo por los fiordos, que disponen de vistas maravillosas.

Casitas de Tundra
Casitas de Tundra

Esa noche dormimos en el Hostel Saeberg, un lugar correcto pero que no ha sido de los albergues más chulos en los que hemos estado. No está en el pueblo, así que llevad comida.

Día 11

Península Snaefellsnes parte norte.

Esa noche dormimos en el Hostel Grundarfjördur, un albergue bastante chulo, muy bien cuidado, con todos los servicios y en el centro del pueblo. Por la zona había varios restaurantes en los que poder cenar.

Día 12

Excursión con Snowcat tour Arnarstapi, en el que nos subimos a un oruga y subimos hasta la cima del volcán snæfellsjökull, lugar por el que entran los protagonistas del libro Viaje al centro de la tierra. Aunque se puede subir a pie a la cima del volcán, esta requiere de bastante esfuerzo y según la época, de material como crampones. Así que si no sois muy montañeros, el oruga es una buena forma de subir a la cima.

Snæfellsjökull
Snæfellsjökull

Península Snaefellsnes parte Sur. Indispensable la visita a la iglesia de Búdir, una iglesia tradicional Islandesa de color negro y ventanales blancos.

iglesia de Búdir
iglesia de Búdir

Laguna azul. Si no habéis estado en la Lagoon de Myvatn, podéis meteros en la Blue Lagoon. Pero si habéis estado en la otra, no os lo aconsejamos porque es mucho más turística, muchísimo más cara y parece más un balneario.

Esa noche nos movimos ya a Reykjavik y dormimos en el Hostel Reykjavik, un albergue muy grande situado no muy lejos del centro y con bastante movimiento. Ni que decir tiene que ahí disponéis de restaurantes, supermercados, bares y todos los servicios.

Día 13

Este día ya devolvimos el coche y aprovechamos para visitar la ciudad de Reykjavik. Las calles principales son muy bonitas, llenas de tiendas, de restaurantes y de cafeterías. Los islandeses son gente muy agradable con lo que te sentirás agusto paseando por Reykjavik.

Reykjavik
Reykjavik

Esa noche volvimos a dormir en el Hostel Reykjavik.

Día 14

Con mucha pena cogimos el autobús del aeropuerto, que pasa por el propio albergue. Basta con decirle a la persona de recepción que al día siguiente vas a coger ese bus para tener la reserva hecha, todo muy fácil y cómodo.

Aunque en este artículo disponéis de un primera planificación y de algunos lugares de los más importantes que visitar, es imposible detallar todos y cada uno de los sitios maravillosos que visitamos. Muchos de ellos ni siquiera conocemos su nombre, simplemente los descubrimos de casualidad cuando nos movíamos con el coche. Así que, estad tranquilos, porque si os gusta la naturaleza, Islandia en absoluto os decepcionará.

Nos marchamos del país sabiendo que en un futuro volveríamos a Islandia, aún nos quedan muchas cosas por conocer y además nos hemos quedado con las ganas de repetir. Quizás para el siguiente podamos meternos un poco más hacia el interior o bien podamos hacer alguna pequeña incursión a Groenlandia, ya que desde Reykjavik salen muchos vuelos hacía allí.