Mercadillos de navidad

¿Pensabais que el Corte Inglés era el pionero anticipando las compras de Navidad? Pues no, hace varios siglos que la Navidad queda inaugurada con los mercadillos navideños. Esta bonita costumbre sigue preparándonos para la llegada de la Navidad desde principios de diciembre y, lejos de desaparecer, cada vez son más ciudades y barrios los que montan su propio mercadillo.

mercadillos-navidad

Los mercadillos navideños tienen su origen muy lejos de aquí, concretamente en buena parte de los pueblos de Alemania y Austria durante la edad media. El más antiguo del que se tiene constancia es el de Dresde y data de 1434. Por aquel entonces ya el aroma del vino dulce y de la comida se entremezclaba en estos espacios con el ambiente navideño, la gente, las luces y los regalos, dando algo de calidez al frío polar que empieza a azotar al norte de Europa desde estas fechas.

La apertura de los mercadillos siempre queda inaugurada con el inicio del Adviento, la fiesta que prepara espiritualmente a los fieles para el nacimiento de Cristo y que integra los cuatro domingos (con sus respectivas semanas) previos al día de Navidad. Por ese motivo nunca tiene una duración fija y suele estar entre 22 y 28 días.

Los mercadillos tradicionales alemanes

En el país de origen de los mercadillos navideños es en donde más tradición hay y en donde encontraremos algunos de los más impresionantes puestecitos. Éstos se suelen distribuir a lo largo de calles peatonales y plazas, generalmente en los principales centros neurálgicos de las ciudades.

En los puestos artesanos se pueden comprar las típicas delicias culinarias como dulces, golosinas, chocolates, frutos secos, castañas, salchichas y muchas otras especialidades. Tampoco puede faltar el tradicional Glühwein, un brebaje compuesto de vino caliente especiado generalmente con canela, cáscaras de limón, clavo, azúcar y anís estrellado. Luego, en cada región hay platos y dulces típicos, por lo que también será habitual encontrarlos en función del mercado que visitemos.

Venta de Glühwein, el vino caliente
Venta de Glühwein, el vino caliente

Además de dulces y bebidas, en los mercadillos también se pueden comprar elementos de decoración navideña, figuras para los belenes, juguetes, adornos, libros y una gran variedad de objetos típicos y artesanales. No pueden faltar tampoco los villancicos, los belenes, las danzas, las pistas de patinaje y las representaciones teatrales y artísticas.

Entre los más conocidos mercadillos de navidad de Alemania, están los de Dresde, Núremberg, Berlín, Colonia, Erfurt, Hamburgo y en la zona de Baviera y Baden.

Dresde

Sin duda uno de los más conocidos ya que el Striezelmarkt de Dresde es el mercadillo más antiguo de Europa. Uno de los puntos fuertes del mercadillo es su variedad gastronómica, entre la que destaca el stollen, un pan dulce que contiene frutas, nueces o almendras y azúcar espolvoreado. Curioso también es el pfaumentoffel, una figurita comestible hecha con ciruelas.

Striezelmarkt en Dresde
Striezelmarkt en Dresde

Otro de los atractivos es  la pirámide navideña de 14 metros de altura que se alza en la plaza Altmarkt en pleno casco antiguo de Dresde, en donde los niños pueden jugar. Y en cuanto a artesanía es casi obligatorio adquirir un räuchermänner, una figura de un fumador de pipa hecha en madera en donde se coloca una vela, así como las figuritas del soldado con casaca roja de El Cascanueces de Tchaikovsky.

Delicias típicas de navidad, como el stollen
Delicias típicas de navidad, como el stollen

Stuttgart y Esslingen

El mercadillo de Navidad de Stutgart es uno de los más grandes y antiguos y data de 1692. Sus casetas de madera son de las más impresionantes y lucen una bonita decoración con luces y tejados decorados con animales, ángeles, personajes de ficción y todo tipo de motivos navideños. Entre las típicos dulces que se pueden degustar se encuentra el hutzelbrot, un pastel de frutas y nueces típico de la ciudad, así como el pan de jengibre.

Mercadillo Navideño de Stuttgart
Mercadillo Navideño de Stuttgart

Desde Stuttgart es posible llegar en menos de media hora al pequeño pueblecito de Esslingen. Su mercadillo navideño tiene la peculiaridad de tratarse de un mercado medieval de Navidad dentro de un marco incomparable, como es el casco histórico de Esslingen. Sus artesanos venden sus productos elaborados allí mismo y cuenta con espectáculos de cuentacuentos, acróbatas y juglares. Realmente es como transportarse a otra época, en plena Navidad.

Cerca de Stuttgart se encuentra Pforzheim que tiene su propio mercado medieval de Navidad parecido al de Esslingen.

Múnich

Prácticamente cada barrio dispone de su propio mercadillo navideño en Múnich aunque cabe destacar el instalado en Marienplatz, con su gigantesco abeto de 30 metros. En Múnich podréis visitar también la feria de belenes más grande de toda Alemania, en Neuhaser Strasse.

Núremberg

Hace más de 4 siglos que Núremberg organiza su mercadillo de navidad, el de Christkindlesmarkt, así que no es de extrañar que esta costumbre esté profundamente arraigada en esta pintoresca ciudad. La decoración de los mercadillos de Navidad de Núremberg es de lo más destacado, así como los platos locales, como por ejemplo los lebkuchen, unos bizcochos con especias y miel.

Venta de salchichas en Christkindlesmar
Venta de salchichas en Christkindlesmar

Los mercadillos navideños en el resto del mundo

Aunque Alemania se lleva la palma de la mano en esta tradición, no es el único lugar en el que tiene lugar esta costumbre. Es más, cada vez es más habitual verlos en más barrios y ciudades de todo el mundo.

Austria es uno de los lugares, aparte de Alemania, en los que hace tiempo que existe la costumbre de montar mercadillos navideños. Cabe destacar los de las ciudades de Salzburgo, Innsbruck y Viena, con sus casetas de madera, luces y ambiente.

Ambiente en el mercadillo navideño de Viena
Ambiente en el mercadillo navideño de Viena

Tallin, Praga, Estrasburgo, Copenhague, Budapest, Estocolmo, Zúrich, Montreal y Bruselas son otros ejemplos de ciudades Europeas en las que se ha ido estableciendo la costumbre de los mercadillos con gran fuerza.

Mercadillo navideño de Praga
Mercadillo navideño de Praga

Mercadillos navideños en España

Son muchas las ciudades españolas que ya tienen también su propio mercado navideño, aunque de todas ellas nos gustaría destacar el de Madrid y el de Barcelona.

El mercadillo navideño de Madrid, situado en plena Plaza Mayor, está compuesto por numerosas casetas con artículos navideños y de broma, con los que miles de madrileños se disfrazan por estas fechas. Destaca la costumbre de llevar algo en la cabeza: un gorro, una peluca, unos cuernos de reno… que le dan un ambiente alegre y festivo a estos días previos a la Navidad. Es el más famoso pero no el único y desde aquí os recomendamos que no os perdáis los mercadillos de Callao y de la plaza de Benavente.

Mercadillo Plaza Mayor, en Madrid
Mercadillo Plaza Mayor, en Madrid

El mercado navideño de Barcelona, la Fira de Santa Llucia, data de 1786 y está compuesto de más de 300 casetas situadas al lado de la Catedral de Barcelona. Sus puestecitos venden casi exclusivamente figuritas para el Belén, artículos de decoración navideños, árboles de navidad, Tios de Nadal y Caganers. El Tió de Nadal es un tronco con una cara pintada, protagonista de la costumbre de Navidad catalana de darle de comer hacerle cagar regalos en Noche Buena. Los Caganers son los verdaderos protagonistas de la feria, personajes para el Belén que se encuentran haciendo caca y que tienen las caras de cualquier personaje de actualidad.

Fira de Santa Llucia, en Barcelona
Fira de Santa Llucia, en Barcelona

A estas alturas ya es fácil encontrar un mercadillo de Navidad cerca de vuestro barrio o al menos en vuestra ciudad, por pequeño que sea. Os recomendamos que lo visitéis y que os dejéis llevar por las luces, los olores y los sabores de los dulces y os transportéis a aquella época de vuestra niñez en la que la Navidad era el momento más mágico del año.


Imagen de portada: Foto @rene-germany, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Glühwein: Foto @georgenell, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Striezelmarkt: Foto @augustustours, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Stollen: Foto @loopygirl, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Stuttgart: Foto @lendog64, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Christkindlesmarkt: Foto @marcusmeissner, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Viena: Foto @axio, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Praga: Foto @daverugby83, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Madrid: Foto @martius, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Santa Llucia: Foto @jcorrius, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

votar