Tras las marcas de nuestros senderos

Probablemente te hayas encontrado con ellas en alguna salida al campo, las hayas visto en los caminos que rodean tu pueblo o incluso partiendo desde la ciudad. La península está llena de marcas, hitos de piedra, señales y mojones que marcan el trazado de nuestros caminos y senderos.

 

Recuerdo mi primera ruta por el Parque Nacional d’aigüestortes. Saliendo del refugio de Amitges la marcada pista que llevaba hacia él empezaba a desaparecer. Al poco de estar caminando ya no había sendero. El mapa me decía que el camino proseguía por ahí. El GPS también dibujaba un trazado frente a mí. Pero ahí no había más que piedras desordenadas, no había un camino, ni una pista, ni siquiera se veía pisado. Fue en ese preciso instante cuando los hitos y las marcas empezaron a aparecer frente a mí, como si de pequeños faros se tratara, alumbrando el camino a seguir. Decidí seguirlas y ya no hizo falta mirar el GPS hasta el final de la jornada, cuando quise verificar la distancia y el desnivel ganados.

Los montañeros que recorren nuestros picos no son adivinos, ni llevan un GPS incorporado. Simplemente van buscando esas marcas. Las puedes encontrar en muchos formatos. Ellas, junto a un buen mapa de montaña y una brújula serán suficiente para moverte por cualquier lugar.

Las marcas de pintura

Probablemente las hayas visto muchas veces. Generalmente un par de líneas, una blanca y la otra de color rojo, amarillo o verde. Son las señales de sendero GR, PR y local.

El sendero de Gran Recorrido (GR) se marca con una línea blanca sobre una línea roja. Los caminos marcados con esta señal forman parte de una red europea de caminos presente en Francia, España, Bélgica y Países Bajos, que están pensados para caminatas de más de dos jornadas (generalmente mucho más de dos jornadas). Las marcas pueden adaptar diferentes formas para indicarnos por dónde sigue el sendero, por dónde no hay que tirar y advierte de giros bruscos o variantes. En numerosas páginas podréis encontrar la lista de senderos GR que atraviesan la península y otros países, como por ejemplo en la web Senderos GR o en Wikipedia. La FEDME (Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada) también tiene catalogado estos senderos en su web.

El sendero de Pequeño Recorrido (PR) es aquel que comprende una distancia de entre 10 y 50 kilómetros y se tarda entre una y dos jornadas en recorrerlo. Sus marcas están compuestas de una línea blanca sobre una línea amarilla. Es común ver que en determinadas zonas un PR y un GR siguen el mismo recorrido. En ese caso veremos tres marcas: una blanca, una amarilla y una roja. En Wikipedia disponéis de una lista de PR y también en la web de la aplicación MiSenda de la FEDME.

El sendero Local (SL) es aquel que tiene una distancia inferior a 10 kilómetros. Sus marcas están compuestas de una línea blanca sobre una línea verde. Suelen estar catalogados por comunidad autónoma, lo que dificulta la búsqueda de alguno de ellos.

Para saber más sobre senderos GR, PR y SL, disponéis del Manual de Senderos de la FEDME.

Los hitos de piedra

La segunda marca por excelencia en el mundo de la montaña es la de los hitos de piedra. Muchas sendas que se mueven por alta montaña no forman parte de ningún GR, PR o SL. Simplemente es el camino que sube a alguna cima o que te lleva a un refugio o una variante que rodea un determinado pico. Estos caminos suelen estar marcados por pequeñas montañas de piedras colocadas por montañeros altruistas y son fácilmente visibles dibujando nuestra senda a una distancia considerable. Los hitos de piedra junto con la hierba y tierra pisada son la mejor marca del camino.

hitos-de-piedra
Hitos de piedra

En algunos países es costumbre dejar montones de piedras parecidos a nuestros hitos, ya que se les atribuye ciertas características fantásticas o de origen sobrenatural (en función del país) por lo que hay que procurar no despistarse entre los hitos correctos y los que pueden no serlo. ¿Cómo distinguirlos? Un mapa nos ayudará a saber si por ahí discurre un camino o simplemente ha sido un supersticioso el que ha tratado de engañarnos.

Otras señales

Hay muchos otros senderos que están marcados con otras señales. Para ellos no hay un catálogo específico, así que habrá que averiguar qué señales son las que lo identifican antes de empezar la ruta.

  • La flecha amarilla: la famosa flecha amarilla es la marca del Camino de Santiago. En la península, los más de 800 kilómetros del Camino de Santiago están marcados con esta flecha y es uno de los recorridos más bien señalizados del mundo.
  • Los puntos de colores: en la Sierra Madrileña es muy habitual encontrar algunos senderos marcados con puntos de colores en los árboles, como es la Senda Smith, la Calzada Romana, la Senda de los Alevines, etcétera.
  • Los mojones y señales verticales: algunos senderos están marcados con mojones (de madera o piedra) o con señales verticales que muchas veces incluyen información extra o flechas de dirección. Suelen ser caminos con un buen mantenimiento.

En vuestra próxima ruta de montaña no olvidéis estar atentos a las señales, eso sí, siempre hay que llevar un mapa y una brújula para identificar el camino que se está siguiendo. Ya no tenéis excusa para perderos.